Buscar

¿Qué importancia tiene el desarrollo de “habilidades sociales” en nuestros hijos?


El desarrollo social y emocional es un conjunto de habilidades y destrezas consideradas la base necesaria para que los niños puedan ser adultos saludables, felices y exitosos. Con base en diferentes investigaciones a los tres años de edad se incluyen 4 componentes sociales:

  1. Confianza y Seguridad Emocional (apego)

  2. Conciencia de uno mismo

  3. Autorregulación

  4. Relaciones con otros

Para promover la confianza y seguridad emocional es importante establecer relaciones coherentes y afectuosas, niños-cuidadores; papá-mamá-niño. Con el objetivo de que los bebés aprendan que su mundo es seguro, que alguien los cuidará en situaciones amenazantes. Así, intentarán experiencias nuevas por si solos, para ir evolucionando en busca de su autoconfianza y seguridad emocional. Si tu hijo se muestra estresado ante ambientes desconocidos, es importante, conectarse con él, apoyarlo y explicarle lo que está pasando. Responder con afecto y cariño para que sienta seguridad, y alentarlo a que participe en situaciones nuevas. Otro componente es la “conciencia de sí mismo”, que está relacionado a los sentimientos. Reconocer los sentimientos y poder hablar acerca de ellos es muy importante para formar relaciones saludables con los demás. Tener seguridad en sí mismo para hacer frente a la presión negativa a la que pudiera enfrentarse. Responder a su nombre, e identificar algunas emociones como “feliz”, “triste”, “enojado”, “asustado” son los primeros indicadores de que nuestros niños empiezan a verse a ellos mismos. Cuando veas que tu hij@ pudiera estar en medio de situaciones en las que se siente confundido o haga berrinche, es muy importante apoyarlo a identificar y reconocer sus emociones de manera positiva. Por otro lado, Trabajar la aceptación de si mismo, es decir, describirse con sus rasgos característicos únicos y propios. Nombrar sus características identificativas, por ejemplo “si tu tienes los ojos cafés” Para comprender, la “autorregulación” podemos definirla como la capacidad de automodulación de las conductas propias, así como poder expresar las emociones según las diferentes situaciones. Conductas de autorregulación pueden considerarse, chuparse el dedo y/o el apego con algún juguete, para los más pequeños. Pero a partir de los 4 años, está más relacionado con activar el termostato del comportamiento. Aprender cuándo y cómo subir o bajar la intensidad o el volumen de la voz, o de alguna actividad.


Es importante, dirigir y comunicarse con los niños para que desarrollen habilidades de autorregulación haciéndole saber lo que se espera de él siempre que sea necesario. Cuando tu hij@ acuda o adopte conductas no esperadas o permitidas, es importante, que le des tiempo para que termine su berrinche o enojo. Una vez que haya pasado, puedes apoyarte de cuentos o de imágenes que apoyen el uso y respeto de reglas de comportamiento. Fomentar el buen comportamiento y abordar los sentimientos de descontento te ayudará a establecer una comunicación abierta y clara. Desde los primeros momentos de vida, los niños se interesan por interactuar con otras personas. Por lo que las “relaciones con otros” está relacionado con la habilidad de conectarse socialmente con otros niños, con cuidadores, con profesores, etc. Además existe la conciencia de las emociones de otros, pueden mostrar preocupación, ofrecer ayuda o consuelo. Estas habilidades son fundamentales para construir amistades, ser empáticos y modelar la conducta para ser amables con otros adultos y pares. Aprender a compartir, a jugar, comprender los gestos y comunicarse a través de gestos es muy importante para establecer las “relaciones con otros”.Si tienes dificultades con esta situación de que tu hij@ se relacione con otros, especialmente ahora con la pandemia, intenta proveer actividades y experiencias con otros niños. Juega con el, inventa juegos, baila y canta. También leer cuentos, imitar personajes, inventar personajes ayuda a promover las relaciones.


Gloria Herrera es directora del Centro de Capacitación y Estimulación Temprana CCYET, y de Helen Doron English CDMX.  Lic. En Educación Especial con la especialidad en Audición, Lenguaje, Neuropsicología y Educación, Gloria esta dedicada a acercar el método de Helen Doron English a todas las familias de México. En su tiempo libre, Gloria imparte clases de la Maestría de Neuropsicología y Educación, en la Universidad Panamericana.

17 visualizaciones0 comentarios